8 junio, 2019 destacada, Integridad, Justicia 641 vistas

“Mi hijo fue a comprar a un supermercado y lo encarcelaron por un robo que no cometió”

Frente  al Tribunal Oral Número 3 de San Justo, Provincia de Buenos Aires,  hay una familia encadenada. Es la madre, y los hermanos de Carlos González,  quien está preso hace un año y tres meses en una causa plagada de irregularidades.  La familia denuncia que a Carlos lo culpan de un robo que hizo la policía de La Matanza

El día 23 de abril de 2018 a las 21.30 horas , cuando el dueño  de supermercado chino, Weng Longmel se apresta a cerrar el comercio, un hombre le pide que le venda un cajón de cerveza, al acceder y abrir el portón reja, se introducen en forma violenta seis hombres más con armas de fuego. Uno de ellos llevaba un chaleco con la inscripción “policía”. Los hombres obligan  a los presentes a arrojarse al suelo. Les roban los teléfonos celulares, el dinero de la caja y dos computadoras con las memorias de las cámaras de seguridad. Esta denuncia, literal, se hizo en el destacamento Lavorato de Virrey Del Pino, KM 43.500 de la ruta 3. En la Unidad Funcional de Instrucción y juicio N 6 con fecha 23 de abril de 2018

Por este robo, inexplicablemente, lo apresan a Carlos González de 25 años, cuatro días después.

El jóven era el dueño de un almacén, kiosco y pollería en la casa familiar del Barrio Esperanza en Virrey del Pino, Partido de Matanza. El viernes 27 de abril de 2018  fue a comprar al supermercado chino, del cual era cliente. Lo acompañaron dos amigos en el auto de su hermano mayor

Cuenta Gustavo González, uno de los trece hermanos de Carlos, que en el comercio había un custodio “Estaba Felix Carlos Andres Rodriguez, en un trabajo adicional a su cargo de policía de la Comisaría Distrital 3ra Sur de Villa Dorrego en Gonzalez Catán” y agrega que “Cuando Carlos va a pagar  en la caja, Felix Rodriguez le apunta con una pistola gritandole a mi hermano, que él era uno de los ladrones que habían entrado a robar el lunes” Rodriguez, aclara Gustavo, no estaba presente en el supermercado el día del robo. “ los tiraron al suelo, y el custodio llama más policías, mi hermano no puso resistencia, pero si estaban los tres muy asustados y sorprendidos”

Esto seguro se aclara pronto. Solo  fueron a comprar, pensó la familia.

Flyer distribuido por familiares y amigos de Carlos.

“Ese  fue el principio de esta pesadilla de la que todavía no despertamos”, Dice Guillermina González, la mamá de Carlos. Cuando encerraron a su hijo, la beba del muchacho  tenía 60 dias de nacida , ya cumplíó el año y 5 meses y su papá no volvió a verla.

Esa noche del 27 de abril, a  Carlos lo llevaron al Destacamento Fernando Lavorato Abrev 301 de Virrey del Pino, “En ese destacamento el policía Matias Caballero lo golpeó ferozmente por eso lo denunciamos en la Fiscalía por apremios ilegales y tortura” cuenta Guillermina, “Después que lo encerró a mi hermano, a Caballero lo trasladaron a Villa Madero, ahora está en Isidro Casanova, con un ascenso” agrega Gustavo

Hay seis testigos que esperan ser citados para atestiguar que el día del atraco, el 23 de abril, Carlos estaba en su casa y luego pasó a saludar a un amigo por su cumpleaños.  Un empleado del supermercado Chino , fue llevado a declarar para que reconociera en esos muchachos a los ladrones del día 23, “Lo presionaron a firmar algo que no leyó para poder irse rápido, pero firmó la cárcel para mi hermano ” dice Gustavo . A los pocos días, el mismo empleado, fue a la fiscalía a declarar que González no era uno de los ladrones, él lo conocía por ser cliente que lo habían presionado a firmar.  Desestimaron esta declaración. Está esperando que lo llamen también para dar su versión de los hechos.

A Carlos lo encarcelaron junto a los dos amigos, quienes a los dos días salieron libres.  El auto que manejaba esa noche del 27 de abril, era de su hermano con los papeles de titularidad correspondiente. “Desde el juzgado dijeron que tenía patente falsa. Ese papel ahora no consta el expediente y el auto desapareció” cuenta Gustavo

La casa de Carlos fue allanada un noche dos días después que lo llevan detenido, rompieron puertas y asustaron a los más chicos de la familia. Buscaban seis iphone y doscientos mil pesos. Encontraron solo una casa llena de ropa sin arreglar, porque Guillermina no tenía ánimo ni de levantarse de la cama. “Ese noche tiraron a mis hijos Gustavo y David al suelo  les pisaron la espalda. David tiene una discapacidad mental y cuando los policías intentaron pegarle, los vecinos empezaron a gritar. Eso lo salvó, aunque quedó muy asustado” dice Guillermina

La familia creyó en un primer momento que la equivocación se subsanaría pronto. Era todo demasiado burdo para que pudiera prolongarse, pero no fue así. Guillermina y su esposo que criaron juntos catorce hijos con el encierro de Carlos perdieron casi todo “Los honorarios de los abogados nos llevaron desde máquinas de coser, camionetas de trabajo hasta el dinero que sacamos en créditos bancarios”  Dice Guillermina “a Hugo Lopez Carribero, el abogado que suele aparecer en la pantalla de Canal 26 sólo él, le pagamos casi 300 mil pesos”, y agrega Gustavo “Por seis meses de no hacer nada, dilatar todo y enojarse a tal punto de gritarle y basurear a mi mamá cuando decidimos cambiar de abogado”

El fiscal que interviene es Claudio Polero, de recordada actuación cuestionada por la defensa de Gonzalo Salerno, que en 2005 fue absuelto luego de pasar casi cinco años  en la cárcel por un crimen que no cometió. En esa oportunidad la abogada dijo que el Fiscal “no investigó el caso, hizo lugar a la detención de Salerno y no chequeó la veracidad o no de los dos testigos de identidad reservada que le presentó la policía para cerrar el expediente”

https://www.infobae.com/2005/03/15/172280-estuvo-preso-cinco-anos-un-crimen-que-no-cometio/

La  causa de Carlos en el Tribunal Número 3 de San Justo, la lleva el Juez Gustavo Omar Navarrine, quién hora antes del cierre de esta nota, deniega la morigeración de la prisión preventiva a Carlos y aconseja tratamiento psicológico. Continúa Carlos en la Unidad 43 del Servicio Penitenciario Bonaerense de González Catán con posibilidad de que lo trasladen a la Unidad  Neuropsiquiátrica N10 en Melchor Romero.

Desde el Movimiento No Matarás exigen su inmediata libertad. Ya que consideran que Carlos se encuentra detenido e imputado por un delito que no cometió.

Comentarios

comments