23 mayo, 2019 Justicia, Lesa Humanidad 116 vistas

Uruguay: Silencio ensordecedor

Por verdad, memoria y nunca más se marcha en silencio cada 20 de mayo en homenaje a las víctimas de la dictadura cívico – militar y en repudio a las violaciones de los derechos humanos. El Movimiento No Matarás en Uruguay acompañó la marcha.

La fecha recuerda los asesinatos del senador del Frente Amplio Zelmar Michelini, del diputado del Partido Nacional Héctor Gutiérrez Ruiz y de Rosario Barredo y William Whitelaw, ocurridos en Buenos Aires en 1976, y la desaparición de Manuel Liberoff.

Este año bajo la consigna: ¡Que nos digan dónde están! ¡Contra la impunidad de ayer y hoy!, una multitud comenzó a desplazarse por 18 de Julio, principal avenida de la capital. Este año la lluvia no fue un obstáculo. A paso lento y bajo sus paraguas, una multitud de personas se abrió paso desde la calle Jackson por la avenida 18 de Julio en reclamo de conocer el destino de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

Un año más, como desde hace 24 años, el silencio fue penetrante y abrumador, y las manos firmes sostuvieron en alto los carteles con los rostros de los desaparecidos, por el fin de la impunidad. La marcha se detuvo en la plaza Libertad donde se entono el himno nacional y se leyeron los nombres de cada desaparecido acompañado luego por un unánime presente por parte de la multitud que allí estaba.

Sobre uno de los costados de la plaza estaban una niña y su mamá aguardando la entonación del himno. “Vine por los desaparecidos y por una abuela” , dijo la niña, que se llama Isabella y tiene ocho años. Su mamá, Valentina, que marchaba a su lado, añadió que no tienen familiares desaparecidos, pero “es importante que todos estemos acá y sobre todo las nuevas generaciones. Ningún libro de historia les va a transmitir [a los niños y niñas] la experiencia que les estamos transmitiendo acá” .

“Es por sobre todas las cosas un abrazo a todos nuestros desaparecidos” , expresó el grupo Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos que organiza la marcha. Asimismo indicó que la marcha de todos los años es “una cálida demostración de solidaridad con quienes sufrieron y aún sufren las consecuencias de la barbarie del terrorismo de Estado, y particularmente con la lucha de las madres que buscaron a sus hijos y los siguen buscando”

La movilización expresa “el repudio más enérgico a las atrocidades cometidas, tristemente reivindicadas no sólo por sus ejecutores sino también por los generales y la oficialidad actual, que no temen por su honor cobijando en sus filas tales elementos” , expresó Madres y Familiares a través de un comunicado.

En mayo de 1996 fue la convocatoria pública de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos y otras organizaciones a la Primera Marcha del Silencio.

Por Natalia Vilariño.

Comentarios

comments