15 mayo, 2017 destacada, Educación 278 vistas

Un operario de 17 años cayó desde el cuarto piso en la escuela Homero Manzi.

Los estudiantes y docentes de la escuela media Nº 4, Homero Manzi, ubicada en Avenida Saenz 631, de Nueva Pompeya, vivieron una tarde trágica el pasado jueves, alrededor de las cuatro de la tarde, cuando un operario de 17 años, cayó desde un cuarto piso y producto del golpe quedó en estado de coma.

“Tenemos a un chico de 17 años en coma que tendría que haber estado estudiando como el resto de los pibes y en lugar de eso estaba laburando como obrero precarizado”. Dijo Paula Leoz, preceptora y delegada de UTE en dialogo con Marcha sin querellas.

El menor de edad había ido a hacer una changa al colegio que depende del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Cuando los docentes, vieron caer al joven, corrieron a socorrerlo, se enteraron de que la empresa contratista (Planobra) ni siquiera conocía el nombre del accidentado.

“Nosotros veníamos denunciando que no tenia condiciones de una escuela, la mayoría de los chicos viven en sus casas en condiciones de hacinamiento y lo que hace el Estado acá es repetírselo”. Agregó la delegada de la Unión de Trabajadores de la Educación.

La obra en cuestión, que fue aprobada en febrero de este año por el ministerio porteño, contemplaba construir el nuevo edificio en el galpón de la escuela, que actualmente cumple la función de patio, y sin suspender las actividades del establecimiento. “Los chicos se quedaron sin patio y no tienen salida de emergencia; tengo una alumna embarazada de siete meses que tuvo que dejar de venir porque no hay ascensores; tenemos un jardín maternal y chicos discapacitados, y todo es muy precario. No podemos seguir enseñando y estudiando en estas condiciones”, denunció la preceptora.

Marcel Chavez.

Escucha la nota completa a Paula Leoz en Marcha sin querellas:

Comentarios

comments