27 abril, 2017 Salud 681 vistas

El desafío de la ballena azul o el juego de la muerte.

Las redes sociales mal utilizadas conllevan un riesgo. Es el caso del juego de “La ballena azul”, que comenzó en Rusia en 2015. Es un juego macabro que se viralizó a través de Vkontakte (VK) –el Facebook ruso- y al que le atribuyen más de 130 muertes.

El juego se llama “ballena azul”, precisamente por la característica del cetáceo, que por voluntad propia se acerca a las costas para morir.

El juego consiste en realizar cortes en los brazos, mutilaciones, convidar  pastillas envenenadas a otros adolescentes,  más otros desafíos que son secretos hasta llegar al desafío 50, el suicidio.

Se creía que el reto correspondía sólo a Rusia, sin embargo, en los últimos días se registran casos vinculados con “La ballena azul” en Brasil. El caso que encendió la alarma se registró en Vila Rica, en el estado de Mato Grosso cuando una adolescente de 16 años murió ahogada en un lago y su cuerpo apareció con cortes en sus brazos. “En especial, existe esta investigación de una chica del centro oeste de Brasil, que murió en condiciones sospechosas y que tenía conocimiento y relación con el juego en cuestión”, aseguró el Coronel Arnaldo Sobrinho, responsable del caso, según informa la agencia de noticias G1.

Después de conocerse la noticia, una madre denunció que su hija también estaba involucrada en el juego. Tenía numerosos cortes en el cuerpo. En su declaración, la chica confirmó las sospechas: ya había cumplido 48 de las 50 pruebas de “La ballena azul”.

En Curitiba, en el sur de aquel país, se han reportado ocho casos de adolescentes internados: cinco con cortes en sus brazos y tres por intento de suicidio. Uno de esos niños quiso arrojarse desde un puente. En tanto, otro se encuentra internado en un hospital del sur del estado brasileño con un cuadro psicótico como consecuencia de una de las pruebas del desafío.

Los administradores de la red social rusa proponen distintas pruebas ingenuas como ver 24 horas seguidas de películas de terror hasta las más siniestras, perversas y macabras como el  desafío 50: el suicidio.

El juego afecta tanto la mente como la voluntad de niños, niñas y adolescentes por que los ideólogos del macabro desafío pergeñaron cada uno de los retos para producir desde miedo, amenazas personales ante el abandono del juego hasta exponer a los participantes con extorsiones que involucran a los familiares.

Los líderes que crearon el desafío utilizan perfiles falsos en Facebook y reparten mensajes a niños y adolescentes en sus perfiles o a través de WhatsApp invitándolos a unirse a grupos cerrados. Conocidos como “tutores en línea”, otra vía de contacto que utilizan es a través de spams en los correos electrónicos. Extorsionan a los mismos con información personal para obligarlos a jugar.

Cada prueba se manda a través de un mensaje por grupo de WhatsApp o cerrado de Facebook a las 4:20 de la madrugada. Más allá de que los participantes no tienen relación con los “tutores”, una vez que cumplen cada prueba, deben enviar fotografías que lo certifiquen.

Marcelo Peñaloza.

Comentarios

comments