30 julio, 2013 Política 1174 vistas

Palestina e Israel reanudan diálogo por la paz

Palestina e Israel reanudan hoy en Washington, auspiciado por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para desbloquear el proceso de paz, estancado desde septiembre de 2010. La frontera de 1967 es el tema a resolver como prioridad.

Las conversaciones de paz entre Israel y Palestina se reinician después de tres años de inactividad y leugo de que el gobierno israelí aprobara la liberación de 104 presos palestinos que cumplen condena en cárceles israelíes. El secretario de Estado, John Kerry, nombró al ex embajador de EE.UU. en Israel, Martin Indyk, como su principal representante y facilitador en las conversaciones. En marzo de este año Obama viajó a Israel, Palestina y Jordania y posteriormente instó a las partes   para relanzar el proceso de paz.

La dirección palestina había rechazado reiniciar las negociaciones con el Gobierno israelí mientras éste no acepte las fronteras de 1967 como base para retomar las conversaciones, informaron fuentes próximas al liderazgo palestino en Ramala según Palestinalibre.org

Las mismas fuentes indicaron que la última propuesta del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, tampoco incluye un compromiso específico por parte de Israel para congelar la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén.

Pero Israel dice que las líneas fronterizas de 1967 son indefendibles. La posición de larga data de Israel es que mantendrán los principales asentamientos judíos en Cisjordania en cualquier acuerdo de paz definitivo, y que nunca se retirará del este de Jerusalén, que incluye la Ciudad Vieja y los lugares más sagrados del judaísmo.

Las últimas conversaciones directas se derrumbaron en 2010. Las fronteras, los refugiados, la seguridad, los asentamientos judíos y Jerusalén son algunos de los temas difíciles que no han sido resueltos. Desde el 29 de noviembre de 2012, Palestina es un Estado observador no miembro de la ONU.  

La frontera de 1967 como nudo del conflicto.

El 18 de mayo de 1967, Nasser (presidente de Egipto desde 1956 hasta su muerte en 1970) pidió al entonces secretario general de la ONU, U Thant, la retirada de las fuerzas de la ONU del territorio egipcio. Egipto recibió el apoyo soviético y de los demás países árabes, mientras que EE.UU. apoyó a Israel que acabó lanzando un ataque por sorpresa el 5 de junio de 1967

En solo seis días, la franja de Gaza, Cisjordania, la ciudad vieja de Jerusalén y los Altos del Golán sirios cayeron en manos de Israel. El territorio ocupado por el estado hebreo pasó 20.000 kilómetros cuadrados a 102.400. Pese a las protestas de la ONU el Parlamento israelí acordó el 23 de junio la anexión de la parte árabe de Jerusalén.

Las Naciones Unidas realizaron el 22 de noviembre de 1967 la resolución 242: la misma dictamina que Israel debe de retirarse de los territorios ocupados, según la versión francesa del texto, y de ciertos territorios ocupados, según la inglesa, y se afirma el derecho de cada nación en la región de vivir “en paz en el interior de fronteras seguras”.

La gran victoria de Israel en 1967 inicia el elemento esencial del problema israelo-palestino hasta nuestras días: la situación de los territorios ocupados de Gaza, Cisjordania y la parte árabe de Jerusalén

Por Adriana Vanoli

 

 

Comentarios

comments