10 abril, 2013 Ambiente 953 vistas

La minera binacional Pascua Lama frena su proyecto por orden de la justicia chilena

La minera canadiense Pascua Lama, que había obtenido el beneplácito de los gobiernos argentino y chileno en el 2007, debe frenar hoy su proyecto de explotación en la frontera de ambos países, para extraer oro, plata y cobre por una orden judicial por generar daños ambientales.

La Comunidad Indigena  Huascolatinos, había denunciado al Estado Chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  en el año 2006 por otorgar una calificación ambiental favorable al proyecto minero.

Como para impulsar lo imposible como factible en las luchas ambientalistas, la Corte de apelaciones de Copiapó, en la región de Atacama suspendió el accionar del proyecto minero Pascua Lama de Barrick Gold Corp, la principal minera de oro del mundo para dar lugar a las denuncias

El veredicto anunciado se basa en informes en donde se señalan irregularidades y sanciones del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) Además, de reportes de monitoreo de aguas realizado por la Dirección General de Aguas (DGA) presentados por las comunidades indígenas. Esos informes muestran  que existen altas concentraciones de arsénico, aluminio, cobre y sulfato en el agua analizada.

Este reclamo se basa en una denuncia al  Estado chileno presentada ante  CIDH  que decía que “… la resolución de la Comisión nacional del Medio Ambiente (CONAMA) N° 1397, de 7 de Junio del año 2006 y la resolución de la Comisión Regional del Medio Ambiente (COREMA) N° 024, de 15 de Febrero del año 2006, que otorgaron la calificación ambiental favorable al proyecto Minero Pascua Lama y sus Modificaciones y, en definitiva, rechazaron las reclamaciones presentadas por la comunidad Diaguita de los Huascoaltinos y sus miembros por medio de la cual se oponían a la ejecución dicho proyecto en sus territorios ancestrales, por estimar que el mismo altera de manera significativa sus costumbres y formas de vida, genera daños ambientales en su hábitat y, finalmente, los priva de recursos naturales esenciales para garantizar sus derechos económicos, sociales y culturales, colocándolos en situación de vulnerabilidad alimenticia y económica y, consecuencialmente, amenazando su supervivencia e integridad territorial y cultural, al poner en riesgo la totalidad del ecosistema que sustenta tales espacios territoriales”.

La comunidad diaguita huascoaltina, vive en elvalle del río El Tránsito, a 190 kilómetros al sureste de la capital regional Copiapó, en la región de Atacama.  Está rodeada de minas de oro, plata y cobre. Se los conoce como huascoaltinos porque residen en la parte más encumbrada del más amplio Valle del Huasco. En 1997 se constituyeron  como comunidad agrícola para proteger un predio registrado como propio en el año 1903. Los huascoaltinos descienden del pueblo indígena diaguita, reconocido legalmente por el Estado chileno en 2006.

En la denuncia al CIDH los huascolatinos decían: El Proyecto Minero Pascua Lama se ubica al centro del territorio ancestral que ha sido ocupado desde tiempos inmemoriales por la comunidad diaguita, específicamente sobre aquellos terrenos que son utilizadas como empastadas durante el verano para alimentación de su ganado, por lo que el emplazamiento de la mina al centro del territorio ancestral -como se ha señalado- afecta el ejercicio de esa actividad económica tradicional y, consecuentemente, sus peculiares formas de vida. Cabe dejar constancia que la empresa ha cerrado el acceso a las veranadas mediante un portón que impide el libre desplazamiento por el camino público de tránsito vehicular que conduce a la mina y mediante alambradas que atraviesan el río Chollay y las laderas aledañas impidiendo el paso pedestre de personas y animales.

Pascua Lama estuvo autorizada por el gobierno chileno a comienzos de 2006 y del argentino en 2007 a comenzar a trabajar. Pero hoy existe una suspensión a sus actividades. Según No a la mina.com esta desición se suma a los problemas de costos que ha enfrentado Barrick con este mega proyecto.

Como el proyecto es binacional, la justicia chilena solo es competente en su territorio por lo tanto no se refiere a  la acción de la minera en la provincia de San Juan, en el lado Argentino, aunque se vería afectada hasta que no se resuelva el tema judicialmente en el país vecino.


Por Adriana Vanoli

 

 

Comentarios

comments