16 octubre, 2012 Salud 736 vistas

El abordaje de la Educación Sexual en niños pequeños

El análisis histórico muestra que si bien se han logrado avances en la conquista de los Derechos de los niños y de las mujeres, aún queda mucho por hacer dado que en la actualidad, a pesar de la legislación existente, aún persisten en la práctica muchos tabúes e impedimentos, especialmente en cuestiones vinculadas con la sexualidad.

Es fundamental escuchar siempre las preguntas de los niños y no apresurarse a dar una rápida respuesta, si el docente no se siente preparado para responder en el momento. No obstante, se precisa hacerle saber al niño que su pregunta ha sido atendida y que pronto recibirá respuesta. Los niños perciben cuando sus preguntas son soslayadas y ciertas actitudes de los adultos pueden inhibirlos para volver a preguntar aquello que les preocupa.

También es importante, averiguar que saben los niños acerca de lo que preguntan. Esto permitirá a los docentes a prepararse para responder de un modo franco y seguro evitando dar mayores explicaciones que la que los niños demandan.

Los mensajes que reciben los niños respecto de lo que corresponde o no a cada sexo los ayudan a construir su identidad sexual, y a evitar discriminaciones. Si estos mensajes responden a estereotipos de género menguará su posibilidad de libre desarrollo.

Es frecuente escuchar a padres y en ocasiones a docentes preocupados porque ciertos varones juegan a disfrazarse de niñas o viceversa. También si alguna niña juegan con autos y bloques y   varones con cochecitos de muñecas.

Los niños deben ir aprendiendo que el ser niña o varón no depende de marcas externas como las vestimentas o los adornos que usan, o de los juegos que realizan.

Para que cada niño pueda construir su identidad sexual es preciso ofrecerles diversas opciones de manifestar y evidenciar la sexualidad según sus elecciones y sin encasillarlos en modos determinados de ejercer su masculinidad o feminidad.

Será necesario ayudarlos a comprender que lo que determina que sean niñas y varones es tener un cuerpo sexuado y no las diversas actividades y juegos que desarrollen. Frecuentemente los niños en esas etapas realizan juegos de características sexuales, como por ejemplo juagar al doctor. Si esto se comparte entre niños de la misma edad, no ocasionan daños físicos ni psicológicos dado que los ayuda a conformar su identidad. Estos juegos deben ser considerados con naturalidad tanto por los docentes como por las familias.

Es importante además enseñarles a nombrar correctamente cada parte del cuerpo., para entenderlos mejor cuando se expresan sea para preguntar o para contarnos alguna situación.

Es preciso explicarles el derecho que tienen a la privacidad y a la intimidad e los momentos de cambio de vestimenta e higiene, etc. Y que estos derechos deben ser respetados por los adultos y todos los integrantes de la familia.

También poner énfasis en que nadie, ni familiares, parientes o amigos pueden dañarlos o lastimarlos, ni tocarlos de modo que se sientan incómodos y si esto ocurriera tiene derecho a decir NO!

A muchos de los docentes nos resulta difícil encarar estos aspectos, especialmente con niños tan pequeños. Sin embargo habrá que superar el tenemos y la vergüenza producto de la educación recibida, para ayudar a nuestros niños y niñas a desarrollarse de un modo saludable y pleno.

Por Katherine Crichigno. Coordinadora del Centro de perfeccionamiento docente Nueva Generación

Comentarios

comments